jueves, 18 de febrero de 2010

Nuevo Evento Vinícola

Esta semana hemos tenido evento vinícola. Fieles a nuestra cita con el Salón Bizkai-vinos, en esta ocasión celebramos la XII edición en el Palacio Euskalduna.
Sin entrar a valorar los excesos cometidos, que la vergüenza y el pudor son cosas que debemos mantener presentes, pudimos disfrutar de un montón, bueno, mejor dicho de unos cuantos deliciosos vinos y otros que pasaron con más pena que gloria.
Como siempre que hemos acudido, la organización a cargo de Manu Martín estuvo espectacular. Más de 150 diferentes vinos de bodegas de todo el mundo y alguna que otra cosa para picar: jamoncito 5J, queso Gran Capitán, etc. Al principio, en los sitios de la comida predominaba la educación. Al final, cuando ya iban a cerrar, fue una especie de "a ver quien pilla un trozo más grande!!".
Nos juntamos un grupo de nueve personas, y aunque procurábamos probar lo mismo, al final los gustos de cada uno se imponían un poco, sobre todo para algunos que querían catar Riojas ("!"). En muchos vinos coincidimos en gusto, en otros no, pero en general nos gustaron los mismos vinos. En cualquier caso, estos son mis gustos.
Tres vinos destacaron por encima del resto. Pago de Santa Cruz 2005 de Viña Sastre, Ribera de Duero. Avan Cepas Centenarias de Bodegas y Viñedos Juan Manuel Burgos, también de Ribera de Duero y La Mula de la Quietud de Quinta de la Quietud, de Toro. De estos dos últimos no pude registrar la añada. El Pago, como siempre (tengo todavía algo de 2001 y de 2003), es un vinazo. Muy bien hecho, muy equilibrado. Fenomenal. El Avan no conocía, y aparte de ese probé también el Avan Terruño de Valdehernando, pero el primero sobresalía. La Mula, que tampoco conocía, me gustó mucho, aunque en mi grupo hubo gente para quien fue unos de los vinos menos ricos.
Seguidos muy de cerca de estos tres, me gustaron mucho otros tres: El Nido, de Jumilla, Onix Fusiò 2007 de Vinícola del Priorat y Pago de Negralada de Abadía Retuerta, VT Castilla y León. El Nido impresionante, aunque sigo pensando que es mucho dinero para un vino. El Onix muy rico, al estilo de otros Prioratos que me fascinan. Y el de Abadía Retuerta, soy fan de la bodega y todo lo que hacen que he probado me gusta, y éste estuvo espectacular.
Seguidos de estos seis hubo otros que me gustaron mucho también, como el Juan Gil de Jumilla, el Habla Nº4 de Extremadura y un Rioja (que no se me oiga mucho) Abel Mendoza Crianza. También un vino de uvas pasificadas de Quinta de la Quietud que estuvo esplendido y nos gustó a todos.
Y para no variar, vinos que solo llegaron a manchar la copa, pero como eso va con los gustos, mejor no ofender y hablar solo de los que me gustaron.
Como anécdota volvimos a encontrarnos con un distribuidor de vinos alemanes. El año pasado nos quedamos sin probar uno de los rieslings que traía porque no quiso abrir la última botella que le quedaba, aunque algo más tarde volvimos a pasar y ya la había ventilado. Este año nos dijo que no le daba tiempo a que se enfriara porque se le había olvidado hacerlo con anterioridad. A la hora de recoger le vimos escabullirse con una cajita de vino debajo del brazo. El año que viene no se nos escapa el tío, aunque tengamos que atarle a una columna!!!!

1 comentario:

JULIO dijo...

La verdad es que fue una velada para recordar y me gustaría destacar entre algunos de los vinos que comenta " El Mayoral"

Avan Cepas Centenarias de Bodegas y Viñedos Juan Manuel Burgos.
Pago de Negralada de Abadía Retuerta.
Pago de Santa Cruz 2005 de Viña Sastre, Ribera de Duero.
Habla Nº4 de Extremadura
Abel Mendoza Crianza de Rioja

....alguno daba coces en boca por la astringencia, si bien en nariz era destcable.

sin más nos despedimos hasta la proxima y decir que estuve muy agusto en vuestra compañia.